Para garantizar un buen desarrollo de los niñ(os) (as), en sus primeros años  se debe proveer una buena alimentación, educación y un ambiente adecuado para su desarrollo físico y emocional.